Modelo energético

El debate mundial acerca del modelo energético imperante está más en boga que nunca. La catástrofe nuclear de Fukushima ha sido la encargada de que se haya reabierto un debate que nunca se debió dar por concluido. Ahora más que nunca es cuando se habla de la necesidad de implementar un modelo energético sostenible. Pero, ¿qué quiere decir la palabra sostenible? Si sostenible significa solamente destruir menos, entonces un modelo energético sostenible es insuficiente. La teoría del decrecimiento no aboga, ni debe hacerlo, por un modelo energético que sólo sea sostenible. Al contrario, por definición debe abogar por un modelo que no agreda al medio ambiente en ninguna de sus formas. Es decir, la antítesis del actual sistema.


En palabras de Latouche: “El crecimiento sostenible es un concepto acuñado en los años ochenta por el Club Mundial del Desarrollo Sostenible, apoyado por grandes empresas multinacionales de dudosa conciencia ecológica (Monsanto, Nestlé...). Y la sociedad ha caído en esa trampa semántica, la de hablar de desarrollo sostenible, que son términos 'contradictorios' en un planeta 'finito' como es la Tierra”. Parece evidente que en este planeta de recursos finitos es técnicamente imposible consumirlos de manera infinita. Por lo tanto, hay que encontrar alternativas que vaya mucho más allá de la mera sostenibilidad.

   

contador de visitas