PARTIDO POR EL DECRECIMIENTO (PPLD) y otros

 

Como se ha dicho anteriormente, el decrecimiento aún no está constituido en fuerzas políticas, tal vez porque su inherente carácter localista y horizontal le impide creer en que la inmersión en los sistemas políticos es compatible con sus principios. Hemos extraído las siguientes informaciones del artículo de Eric Dupin, Tímida entrada a la política.

 

El Partido por el Decrecimiento (PPLD) fue creado en 2006 por Vincent Cheynet  quien consideró que era el momento de que "la urgencia fuera a la conquista de las instituciones". Él mismo encontró las dificultades de configurar un partido político en "ambientes bastante anárquicos". Aunque recientemente se ha intentado relanzar el PPLD, al mismo tiempo que atrae a numerosos jóvenes del entorno asocianista.

 

Por otro lado, el Movimiento de los Objetores del Crecimiento (MOC) se lanzó en 2007. Reúne a unas doscientas personas y una decena de representantes electos locales eun una red muy descentralizada. Como agrupa a militantes experimentados -como Pasquines, quien fue portavoz del PPLD, o Christian Stuant, ex miembro de Amigis de la Tierra y de los Verdes-, el movimiento se felicita por la adhesión de muchas mujeres y jóvenes.

 

Al crear juntos la Asociación de Objetores del Crecimiento (ADOC), el MOC y el PPLD han emprendido un proceso de acercamiento. Se presentaron a las últimas elecciones europeas bajo el lema "Europe Décroissance" ("Por el decrecimiento de Europa"). Por no disponer de recursos y querer hacer las cosas de otra manera, pidieron a los electores que imprimieran ellos mismos las papeletas del voto y Pasquines, cabeza de lista en la Región Parisina, obtuvo un 0'04% de los votos computados.

 

Estos son un mero ejemplo de la dificultad que tiene un movimiento que, en principio, reniega de los sistemas políticos actuales, en un entorno en que parece que si no te constituyes en fuerza política, no eres nadie. A pesar de todo, los teóricos y practicantes del decrecimiento defienden que lo fundamental es que, cada uno, como individuo, se haga responsable de sus propios actos y consciente de que sus acciones diarias tienen una repercusión en el ambiente (tanto social, como ecológico, económico y cultural) que nos rodea.

 

contador de visitas