Nicholas Georgescu-Roegen

LA BIOECONOMÍA: FÍSICA + BIOLOGÍA

Nicholas Georgescu-Roegen propuso en los años sesenta y setenta una teoría económica alternativa, la llamada bioeconomía.

 

La bioeconomía es la teoría económica que formula Georgescu-Roegen tras el estudio de la economía clásica, sus limitaciones y sus errores; y después de aplicar a ésta los avances de otras disciplinas como la física y la biología, trascendiendo así los límites del análisis económico tradicional.

 

Georgescu-Roegen buscaba dar respuesta a la realidad de la economía campesina que no se correspondía con lo que dictaba la economía neoclásica en lo referente a la teoría de la producción y la teoría de la distribución de la renta: “la distribución de la renta guiada por la productividad marginal del trabajo y la búsqueda del máximo beneficio no garantiza la maximización del producto” [2006:56]. Georgescu-Roegen pone en duda los movimientos reversibles del proceso económico que no cuentan con factores como el espacio y el tiempo.

 

Para ello basa sus pensamientos en los principios físicos de la termodinámica, por un lado, y de la biología, por otro.

 

La cuarta ley de la termodinámica

Un sistema económico de producción y consumo debe ser estudiado como resultado de una actividad basada en el uso de recursos naturales y teniendo en cuenta su condición de ‘limitados’. Georgescu-Roegen se hace consciente de que “la ciencia económica no podía seguir razonando mecánicamente y permanecer de espaldas a las restricciones ecológicas que delimitaban los procesos económicos de producción y consumo". El límite físico existe y, para explicarlo, el economista se acogió a la física y los Principios de la Termodinámica, en particular, a la segunda ley: Ley de la Entropía. Ésta viene a decir que en la transformación de la energía, siempre hay parte de la energía que se degrada y que se pierde para el aprovechamiento humano, lo que impide volver al estado original con igual cantidad de energía. El autor asegura que «De no ser por esta ley, podríamos usar la energía de un trozo de carbón una y otra vez» y que «no habría verdadera escasez de energía y bienes materiales» [1971:34] La energía se degrada y avanza hacia la no disponibilidad de la misma.

 

Los órganos exosomáticos

Desde el punto de vista de la biología, Georgescu-Roegen basa sus principios teóricos en las ideas del biólogo Alfred Lotka, que distingue dos tipos de órganos en el ser humano: endosomáticos (los innatos) y los exosomáticos (que no forman parte de la herencia genética sino que el hombre los produce para utilizarlos). Una excesiva dependencia de los segundos sitúa al hombre en un problema que mucho tiene que ver con la segunda y la cuarta ley de la termodinámica: una vez se agotan la energía y la materia necesarias para producir esos órganos; “el problema es que el stock de energía y materia terrestre accesible es necesariamente finito”, dice Georgescu-Roegen [2003:116]

 

Basada en principios físicos y biológicos, la bioeconomía pretendía ser la alternativa económica ecológica y sostenible, regida a las limitaciones físicas del planeta. «Los fenómenos económicos ciertamente no son independientes de las leyes físico-químicas que gobiernan nuestro medio ambiente», dice Georgescu-Roegen.

Georgescu-Roegen, contemplando el uso de las materias, también finitas, percibe la termodinámica como ley incompleta, inventa así el llamado cuarto principio, la Ley de Georgescu-Roegen, que establece que la materia disponible se degrada de forma continua e irreversiblemente en materia no disponible de forma práctica. Puso en preaviso el hecho de que, en el futuro, la escasez fundamental la traería la vertiente de los materiales, y no tanto de la energía. La cuarta ley de la termodinámica fue una llamada de atención tanto a los economistas como a los termodinámicos, que habían descuidado esta realidad.

 

De esta forma, la termodinámica fundamenta la realidad insostenible de la economía neoclásica en términos ecológicos, así como la imposibilidad de un crecimiento ilimitado.

 

-->

Un sistema económico de producción y consumo debe ser estudiado como resultado de una actividad basada en el uso de recursos naturales y teniendo en cuenta su condición de ‘limitados’. Georgescu-Roegen se hace consciente de que “la ciencia económica no podía seguir razonando mecánicamente y permanecer de espaldas a las restricciones ecológicas que delimitaban los procesos económicos de producción y consumo". El límite físico existe y, para explicarlo, el economista se acogió a la física y los Principios de la Termodinámica, en particular, a la segunda ley: Ley de la Entropía. Ésta viene a decir que en la transformación de la energía, siempre hay parte de la energía que se degrada y que se pierde para el aprovechamiento humano, lo que impide volver al estado original con igual cantidad de energía. El autor asegura que «De no ser por esta ley, podríamos usar la energía de un trozo de carbón una y otra vez» y que «no habría verdadera escasez de energía y bienes materiales» [1971:34] La energía se degrada y avanza hacia la no disponibilidad de la misma. 

                          

Georgescu-Roegen, contemplando el uso de las materias, también finitas, percibe la termodinámica como ley incompleta, inventa así el llamado cuarto principio, la Ley de Georgescu-Roegen, que establece que la materia disponible se degrada de forma continua e irreversiblemente en materia no disponible de forma práctica. Puso en preaviso el hecho de que, en el futuro, la escasez fundamental la traería la vertiente de los materiales, y no tanto de la energía. La cuarta ley de la termodinámica fue una llamada de atención tanto a los economistas como a los termodinámicos, que habían descuidado esta realidad.

 

De esta forma, la termodinámica fundamenta la realidad insostenible de la economía neoclásica en términos ecológicos, así como la imposibilidad de un crecimiento ilimitado.

 

Un sistema económico de producción y consumo debe ser estudiado como resultado de una actividad basada en el uso de recursos naturales y teniendo en cuenta su condición de ‘limitados’. Georgescu-Roegen se hace consciente de que “la ciencia económica no podía seguir razonando mecánicamente y permanecer de espaldas a las restricciones ecológicas que delimitaban los procesos económicos de producción y consumo". El límite físico existe y, para explicarlo, el economista se acogió a la física y los Principios de la Termodinámica, en particular, a la segunda ley: Ley de la Entropía. Ésta viene a decir que en la transformación de la energía, siempre hay parte de la energía que se degrada y que se pierde para el aprovechamiento humano, lo que impide volver al estado original con igual cantidad de energía. El autor asegura que «De no ser por esta ley, podríamos usar la energía de un trozo de carbón una y otra vez» y que «no habría verdadera escasez de energía y bienes materiales» [1971:34] La energía se degrada y avanza hacia la no disponibilidad de la misma.

 

Georgescu-Roegen, contemplando el uso de las materias, también finitas, percibe la termodinámica como ley incompleta, inventa así el llamado cuarto principio, la Ley de Georgescu-Roegen, que establece que la materia disponible se degrada de forma continua e irreversiblemente en materia no disponible de forma práctica. Puso en preaviso el hecho de que, en el futuro, la escasez fundamental la traería la vertiente de los materiales, y no tanto de la energía. La cuarta ley de la termodinámica fue una llamada de atención tanto a los economistas como a los termodinámicos, que habían descuidado esta realidad.

 

De esta forma, la termodinámica fundamenta la realidad insostenible de la economía neoclásica en términos ecológicos, así como la imposibilidad de un crecimiento ilimitado.

 

Referencias:

GEORGESCU-ROEGEN, N.2003. La legge di entropia e il problema economico, En: GEORGESCU-ROEGEN, N.; BONAIUTI, M. (ed.) (2003): Bioeconomia, Torino, Bollati Boringhieri.

 

CARPINTERO, C. 2006. La bioecononía de Georgescu-Roegen. Barcelona.

 

MOSANGINI, G. 2007. Decrecimiento y cooperación internacional. Col•lectiu d'Estudis sobre Cooperació i Desenvolupament

 

BIBLIOGRAFÍA INTERESANTE DE Y SOBRE GEORGESCU-ROEGEN

contador de visitas