Paul Ariès

EL ANTICONSUMO DE PAUL ARIÈS

Paul Ariès participa del decrecimiento principalmente desde el punto de vista del productivismo. Cree en esta teoría como medio para acabar con la producción en exceso y el consecuente consumo desmesurado. Ariès habla de “quebrantar un productivismo” pero no de manera indiscriminada, algo que podría agravar la pobreza, sino de forma que afecte, como ocurrirá de forma inevitable, primero a los ricos (países en general y clases altas dentro de cada uno de estos) (1).

La sociedad capitalista parece estar ciega por la desmesura y los excesos productivistas, Paul Ariès habla de una pérdida del sentido de los límites (2) tanto individuales como desde el punto de vista económico y empresarial. Asegura Ariès que para reencontrarse con ellos el único camino posible es toparse con la realidad consecuente: “Un individuo incapaz de ponerse límites los busca en lo real: conductas de riesgo, abuso de drogas, suicidios… Para una empresa es lo mismo”, la explosión de las desigualdades, el agotamiento de recursos, el calentamiento global etc. son las formas de toparse con los límites.

 

Volviendo al individuo, y siguiendo en la línea que remite a la existencia inevitable de los límites, Paul Ariès se muestra contrario a la llamada “ideología del trabajo” (“idéologie tu travail”) (3) como fundamento de la sociedad económica que rechaza como valores humanos el ocio y el tiempo libre, poniendo por encima de ellos “el principio de trabajar más para ganar más”. Un sentimiento insaciable del gusto por lo abundante que se traduce en un consumo sin límites. La ideología del trabajo mantiene a la gente en la lucha por el “siempre más” porque “un buen consumidor es siempre un ser frustrado”, sin límites.

Ariès ve en el decrecimiento una forma de fraguar esas fronteras necesarias, habla de vivir con “menos bienes pero más relaciones”. Cree en la viabilidad de su proposición porque esa “ideología del trabajo” encadena al individuo desde una perspectiva material (como consumidor insaciable) y no mental (gusto por el trabajo en sí mismo). Así, sin embargo, la realidad derivada de la “ideología del trabajo”, el consecuente “ganar más”, es el problema real, con más capital, más posibilidades de consumo y “es el falso disfrute del consumo lo que evita el dejar de consumir”. Propone así la “huelga general de consumo” como medio, junto a disponer la gratuidad de los bienes de los cuales hacemos un buen uso y prohibir aquellos de los que se hace un mal uso, para llevar a cabo las ideas decrecentistas. (4) (1).

 

 

Referencias:

(1) El decrecimiento ya no parece una locura: http://demagazine.eu/compartiendo-ideas/el-decrecimiento-ya-no-parece-una-locura

 

(2) http://environnement.blogs.liberation.fr/noualhat/2009/05/il-faut-rendre-la-d%C3%A9croissance-d%C3%A9sirable.html

 

(3) http://www.casseursdepub.org/index.php?menu=doc&sousmenu=sarkozy

 

(4) http://tirasealmonte.wordpress.com/gente/paul-aries/manifiesto-por-una-huelga-general-de-consumo/

VIDEOS DE PAUL ARIÈS

contador de visitas